Ventajas de aprobar una oposición y ser funcionario

La Administración Pública se encarga de instrumentalizar los planes de ejecución del gobierno para que el Estado funcione. Unos buenos empleados públicos (funcionarios) hacen que funcione la Administración Pública. Por tanto, la eficacia de los funcionarios son los que hacen que funcione el Estado.

Aprobar la oposición y ser funcionario tiene numerosas ventajas, entre otras:

Trabajo fijo

Conseguir un empleo en la Administración Pública implica adquirir un contrato de trabajo estable desde el primer momento, evitando las inseguridades que en muchos casos tiene el empleo privado. La solidez y seguridad caracterizan tanto el puesto de trabajo como el sueldo obtenido.

Un buen sueldo revisado periódicamente

El sueldo de los funcionarios se compone de retribuciones básicas (sueldo y trienios), de retribuciones complementarias (según las características del puesto de trabajo, la carrera profesional o el desempeño, y los resultados alcanzados por el funcionario), y de las pagas extraordinarias. Las retribuciones básicas se fijan en la Ley de Presupuestos Generales del Estado y la cuantía y estructura de las retribuciones complementarias se establecen por las leyes de cada Administración Pública.

Horario de trabajo atractivo

Poder compaginar trabajo, familia y ocio es algo muy valorado por todos. Además de no superar las 35 horas semanales, el horario continuado que, generalmente, se disfruta como funcionario, es un aspecto importante para muchos aspirantes.

Carrera, promoción profesional y igualdad de oportunidades

Las Administraciones Públicas ofrecen posibilidades de promoción y movilidad en los puestos de trabajo. De esta forma, con la titulación adecuada o los méritos realizados se puede ascender a Cuerpos o Escalas superiores. Todo ello garantizando la igualdad real entre hombres y mujeres.

Permisos, excedencias y otros derechos

Los funcionarios gozan de toda una serie de permisos retribuidos, es decir de la posibilidad de ausentarse del trabajo, sin que ello implique una reducción de su salario. Algunos ejemplos de permisos retribuidos son: matrimonio, embarazo, lactancia, cuidado de hijos, traslado de domicilio, enfermedad, exámenes oficiales...

Asimismo los funcionarios pueden solicitar excedencias voluntarias, por ejemplo para atender al cuidado de cada hijo, con reserva de puesto de trabajo. También gozan de beneficios sociales (seguridad social, planes de pensiones...), y de otros beneficios, tales como ayudas económicas, mutuas de asistencia, etc.

En contraprestación los funcionarios deberán desempeñar con diligencia las tareas que tengan asignadas y velar por los intereses generales con sujeción y observancia de la Constitución y del resto del ordenamiento jurídico.

Los funcionarios también deberán actuar con arreglo a los siguientes principios: objetividad, integridad, neutralidad, responsabilidad, imparcialidad, confidencialidad, dedicación al servicio público, transparencia, ejemplaridad, austeridad, accesibilidad, eficacia, honradez, promoción del entorno cultural y medioambiental, y respeto a la igualdad entre mujeres y hombres.


Para preparar tu oposición con éxito, visita nuestra sección de cursos de oposiciones.

Para más información sobre las oposiciones, sigue leyendo en esta guía el apartado Fases de una oposición.


• Comparte esta información •